Publicaciones etiquetadas ‘Obesidad’

¿Está gordo mi perro?

Quizás nunca te habías hecho esta pregunta, lo que NO quiere decir que tu mascota esté a salvo de padecer la conocida como obesidad canina…  y es que 7 de cada 10 personas con perros pasados de kilos son incapaces de reconocer el problema aunque lo tengan delante de sus narices (1). Así que, no des nada por hecho todavía y continúa leyendo, porque es muy probable que sufras ese exacerbado amor de madre/padre que te impide ver el sobrepeso de tu mascota.

pugs

Primero conozcamos un poco más de esta patología que creíamos propiamente humana y que desgraciadamente esta igualmente extendida entre nuestros amigos peludos. De hecho tiene su lógica, puesto que si tenemos malos hábitos de alimentación que nos han llevado a un sobrepeso u obesidad, es casi seguro que vamos a trasladar esos malos hábitos a nuestra mascota. Según un informe científico publicado por la red de hospitales Banfield Pet Hospital (State of Pet Health 2012 Report) el sobrepeso aumentó un 37% en perros y un 90% en gatos en los últimos cinco años siendo la enfermedad más común de los perros en los países desarrollados.

Prevalencia de sobrepeso y obesidad en algunos países del mundo:

Isabelle Jeusette, DVM, PhD. Affinity Petcare, Barcelona, España

Isabelle Jeusette, DVM, PhD.
Affinity Petcare, Barcelona, España

¿Está mi perro dentro de ese 40%?

La forma más fiable de saberlo es preguntarle a tu veterinario en tu próxima visita, pero si estás ansioso por conocer la respuesta, existe otro método más rápido aunque no tan fiable conocido como reloj de arena: si miras a tu perro desde arriba, la figura debiera parecer un reloj de arena estrechándose por la cintura.

dog-weight-chart

El peso ideal es el número 3, los situados en estadios inferiores deberían ganar un poco de peso y los que se encuentren en niveles superiores deberían perderlo.

¿Por qué está gordo mi perro?

“El motivo fundamental de la obesidad canina es un desequilibrio en la ecuación del balance de energía en el animal”, explica la Conferencia de Veterinaria Europea, o lo que es lo mismo que tu perro come más de lo que gasta. Este desequilibrio se produce por diferentes causas:

– Sobrealimentación: como las personas, existen perro más glotones que otros que constantemente demandan comida, y que pueden caer más fácilmente en esta sobrealimentación. Por otro lado, también hay dueños que demuestran su amor en forma de comida, aumentando tanto las raciones como el número de comidas diarias de su mascota.

– Premios en forma de comida: si somos unos enamorados de nuestros perros, podemos cometer el error de premiar cada logro o carantoña con una chuche, la cosa se complica aún más si esa chuche es comida humana ya que hay que resaltar que lo que para nosotros es un simple aperitivo supone una ingente cantidad de energía para nuestro perro que posiblemente acumule en forma de grasa.

img_petFitTreatTrans_500_en

treat_translator_dog– Falta de ejercicio físico: los paseos y los juegos al aire libre son esenciales para prevenir el sobrepeso pues ayudan a aumentar el gasto energético mientras que previenen la pérdida de masa muscular. La falta de ejercicio continuado en el animal tiene otra consecuencia negativa ya que un perro que no pasea ni juega lo suficiente cada vez tendrá menos interés por hacerlo, convirtiéndose en perros vagos y con dificultad para relacionarse con otros perros.

88354c0d888c425619d8004a35a6a241

– Otros factores como la raza o la esterilización pueden influir en la predisposición del perro para ganar peso. Por ejemplo, razas como el labrador, el Cocker spaniel, el Golden retriever, el Beagle o el Teckel suelen tener mayor predisposición genética al sobrepeso. Con la castración se producen cambios hormonales en el animal que llevan a una disminución de su tasa metabólica, bajando sus necesidades energéticas (de alimento).

Vale mi perro esta gordo ¿y qué?

Tu perro está gordo y como consecuencia puede desarrollar numerosas enfermedades que disminuirán su calidad de vida y su longevidad. Estas enfermedades son: diabetes mellitus, hipertensión, neoplasias, respuesta inmunológica disminuida, lipidosis hepática, problemas musculoesquelético, enfermedades respiratorias y cardiovasculares, alteraciones dermatológicas, complicaciones anestésicas y quirúrgicas e intolerancia al calor y al ejercicio (2).

En nuestro próximo post podrás leer qué hacer si has descubierto que tu perro necesita bajar de peso.

NO LE DES LA ESPALDA AL PROBLEMA

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR