Publicaciones etiquetadas ‘Frutos secos’

Alimento del mes: la nuez

Inauguramos esta nueva sección de nuestro blog llamada “El alimento del mes”, donde se hablará a fondo de algunos alimentos de temporada. El mes de febrero lo dedicamos a la nuez, esperamos que disfrutéis descubriendo los maravillosos beneficios de este alimento.

La nuez es la semilla del nogal, se trata de un fruto seco originario de Asia menor y el sudeste de Europa, aunque hoy en día se cultiva en varios lugares del mundo.

La nuez es un alimento muy concentrado en nutrientes, como todo fruto seco aporta gran cantidad de calorías, 645 Kcal por 100 gramos, por lo que su consumo debe hacerse con moderación. Al ser un fruto seco pobre en hidratos de carbono, es ideal para los diabéticos. Las nueces contienen proteína de buena calidad biológica, siendo algo deficitaria en metionina, por lo que se recomienda tomarlas con cereales y así asegurar una complementación proteica. Se trata de un fruto seco oleaginoso, por lo que destaca en su alto contenido graso, sin embargo, en su composición abundan ácidos grasos poliinsaturados, además de la lecitina. A la nuez se le atribuyen diversos beneficios por su alto contenido en ácido linoleico (esencial para el organismo) y ácido linolénico que pertenece a la serie Omega 3. Por lo tanto si utilizamos las nueces habitualmente en nuestra alimentación podremos reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, ya que reduce los niveles de colesterol y triglicéridos en sangre y evita la formación de coágulos o trombos dentro de los vasos sanguíneos, frenando los procesos inflamatorios al tener propiedades sobre la elasticidad arterial y rebajando también la hipertensión.

El fruto tiene un parecido similar al cerebro, por lo que se le atribuyen propiedades beneficiosas para este órgano. Un buen aporte de Omega 3 en nuestra dieta es beneficioso para la salud cerebral. Se recomienda incluir este alimento en menús infantiles y juveniles ya que por su valor nutritivo, contribuye al desarrollo físico e intelectual. La nuez al ser un alimento rico en polifenoles  podría contrarrestar el declive cognitivo asociado a la edad y de forma eventual, reducir la incidencia de enfermedades neurodegenerativas. Por lo tanto las nueces ayudan a tratar la pérdida de memoria así como son beneficiosas para el alzheimer, la depresión y la esclerosis múltiple.

Las nueces son ricas en vitaminas del complejo B (B1, B2, B3 y B6), que intervienen en el buen funcionamiento del cerebro, el sistema nervioso, el funcionamiento muscular (incluido el músculo cardíaco), así como en la producción de glóbulos rojos en sangre. Además las nueces son ricas en vitamina E que es un poderoso antioxidante, por lo que es beneficioso su consumo para reducir la acción de los radicales libres en nuestro organismo. Junto con los demás nutrientes, puede resultar beneficiosa para la salud de nuestra piel evitando eccema o piel seca y favorecer el crecimiento del pelo e impedir la seborrea y la calvicie.  En cuanto a minerales son ricas en fósforo y potasio, así como en oligoelementos (zinc, cobre y manganeso) que son necesarios en pequeñas cantidades para desempeñar funciones importantes en nuestro organismo.  Las nueces tienen un alto contenido en calcio, magnesio y boro, minerales que son importantes para la calcificación de los huesos. Se recomienda junto con las almendras a personas que padecen de osteoporosis o en riesgo de descalcificación ósea.

Nueces 3 redimensionado

A la nuez también se le atribuye un poder saciante gracias a su contenido en serotonina. Por ello, debe incluirse en dietas de pérdida de peso pero el consumo debe ser moderado. La serotonina un neurotransmisor con propiedades de reducir el estrés, la ansiedad y el nerviosismo, y ayudará a prevenir las ganas de comer y el picoteo a todas horas. Además, aunque no es un alimento afrodisíaco, puesto que no aumenta el deseo sexual, si se tiene constancia de que aumenta la potencia del varón y mejora la respuesta sexual en la mujer.

Se recomienda tomar un puñado (20 gramos: 121 kcal) de nueces 4 ó 5 veces en semana y deben masticarse bien para facilitar la asimilación de nutrientes. Debido a su alto contenido en ácidos grasos insaturados se enrancian con mayor rapidez que otros frutos secos oleaginosos, por lo que deben conservarse en frascos cerrados.

La piel de las nueces puede resultar indigesta, para eliminarla se recomienda escaldarlas en agua caliente o remojarlas durante unas horas para facilitar su retirada. Las personas que tiendan a desarrollar piedras en el riñón o en la vesícula, deben moderar el consumo de este fruto seco, ya que tiene un alto contenido en oxalato de calcio, que puede tender a depositarse. Tampoco se deben comer las nueces cuando están verdes ya que contienen cianuro y no deben consumirse cuando luzcan mohosas, decoloradas o resecas ya que al descomponerse  pueden desarrollar aflatoxinas que son cancerosas.

composicion nueces

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR